Get your own Chat Box! Go Large!


Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 6 de junio de 2012

10 ejercicios para fortalecer la vagina y aumentar el placer

10 ejercicios para fortalecer la vagina y aumentar el placer

Los ejercicios para fortalecer los músculos de la vagina y aumentar el placer durante el sexo se practican desde hace 3.000 años. Nacieron en India, fueron perfeccionados en Japón y Tailandia y son conocidos como pompoarismo.

El pompoarismo o pompoar enseña a la mujer a controlar los músculos vaginales y su objetivo es intensificar el placer femenino y de la pareja.

Lo ideal es ejercitarse diariamente, por la mañana y por la noche, y hacer por lo menos tres series de 15 o 20 repeticiones para cada uno de los ejercicios vaginales. Es muy frecuente sentir dificultades para mover los músculos de la vagina en las primeras tentativas, pero no te desanimes. Vas a notar los resultados positivos en tus relaciones sexuales en las primeras semanas.

1. Siéntate en una silla con las manos apoyadas en la pierna. Mantén los pies en paralelo y separados por unos 20 centímetros uno del otro. Contrae los músculos de la vagina como si apretases algo dentro de ella. Cuenta hasta tres y relaja. Cada día aumenta paulatinamente el tiempo de contracción hasta llegar a contar diez.

2. En la misma posición sentada, contrae y relaja los músculos de la vagina rápidamente. Para mantener un ritmo imagina que acompañas una respiración acelerada.

3. Échate en la cama y mantén las piernas separadas y arqueadas. Mete un dedo en la vagina e intenta apretarlo lo máximo que puedas. En caso no sentir presión, introduce dos dedos. Cuando la musculatura de la vagina esté más rígida, vuelve a probar con un solo dedo.

4. Échate en la cama y mantén las piernas separadas y arqueadas. Mete un dedo o dos en la vagina e intenta chuparlos con los músculos vaginales. Cuenta hasta tres y relaja. Parece imposible pero es un ejercicio muy eficaz.

5. Túmbate en una colchoneta de yoga y deje los brazos a lo largo del cuerpo y las piernas flexionadas. En esta posición inicial, contrae los glúteos y poco a poco eleva la cadera para acabar apoyándose en los hombros y pies. Vuelve despacio a la posición inicial y relaja los glúteos.

6. En la posición inicial anterior, contrae el ano en tres tiempos, sin relajar. Primero una contracción ligera, seguida de una más fuerte y después una contracción anal de gran intensidad. Inmediatamente después contrae la vagina como si estuviera succionando algo. Cuenta hasta tres y relaja los músculos, primero los de la vagina y después los del ano.

7. De pie y con las piernas un poco flexionadas, pon las manos en cintura y deja los pies en paralelo separados por 20 o 30 centímetros. Contrae las partes internas de la vagina y mueve la pelvis hacia adelante y arriba. Cuente hasta tres y relaja.

8. En la misma posición de pie, haz un movimiento continuo y circular como si jugaras con un aro, sólo que en cuatro fases: 1. Mueve la pelvis hacia arriba y adelante; 2. Mueve la cadera hacia la izquierda; 3. Empuja el culo para atrás; 4. Mueve la cadera hacia la derecha.

9. De pie, con los brazos relajados a los largo del cuerpo, mantén los pies paralelos y distantes 20 centímetros uno de otros. Contrae las nalgas e intenta unirlas el máximo que puedas. Cuenta hasta tres y relaja.

10. En la posición anterior, contrae y relaja los músculos de la vagina de manera intensa y acelerada siguiendo el compás de una respiración acelerada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada